631 01 01 01
hola@divadiv.com

¿Qué es y cómo nos afecta la nueva directiva europea PSD2?

PSD2 es una regulación europea en los servicios de pagos digitales que revolucionará los servicios de pago en las tiendas online, esta nueva Directiva entró en vigor este año en el mes de enero. Tiene como objetivo principal crear un mercado único de pagos en la Unión Europea, y mejorar la competencia, la innovación y la protección al consumidor. Mediante la PSD2 las entidades financieras aplicarán los estándares técnicos de seguridad en sus mecanismos de iniciación de pago y agregación con acceso directo a cuentas. En resumen, nuevas pasarelas de pago que pondrán más fácil a los consumidores a la hora de comprar y vender online.


Hasta el momento, a la hora de realizar una compra online el comercio debía de recurrir a intermediarios, como los proveedores de pagos electrónicos, estos se ponen en contacto con la compañía de la tarjeta y para finalizar cargan el cobro a una cuenta corriente. Con la Directiva PSD2 será el consumidor quien autorice al comercio para que pueda realizar el cobro a través de su cuenta bancaria, es decir, el banco y el comercio estarán comunicados a través de una API.


La Directiva PSD fue la primera directiva en servicios de pago realizada en 2007. En noviembre del 2015 se hizo una revisión a esta directiva y dio paso a la PSD2. Por tanto, PSD2 es la segunda directiva específica sobre servicios de pago que emite la Unión Europea, de ahí el “2” del final de las siglas. Esta permite a los comercios y consumidores beneficiarse del mercado interior. Una de las principales novedades que aporta es que obliga a los bancos a abrir sus sistemas a terceros, esto quiere decir que una empresa que no posee de una infraestructura para ofrecer servicios de pago, lo haga apoyándose en una infraestructura de un banco. Esta nueva directiva crea 2 nuevas entidades: Proveedores de Servicios de Iniciación de Pagos (PISP) y Proveedores de Servicios de Información de Cuenta (AISP).


Las claves de la directiva PSD2 para el sector financiero se resume en que es un nuevo paradigma para el sector, ya que tiene el objetivo de dar a los consumidores la oportunidad de utilizar terceros para realizar pagos sin necesidad de que los bancos puedan impedirlo siempre que haya consentimiento del consumidor, permite una mayor seguridad y mejora la experiencia al usuario, la normativa PSD2 requerirá requisitos reforzados de seguridad que conllevarán que para la mayoría de los pagos electrónicos se requiera la autenticación de dos factores que puede ser algo que tienen (una tarjeta de débito) o una huella dactilar, proporciona productos y servicios alternativos, aparecerán los bancos líquidos, es decir, con la entrada de la nueva directiva los pagos gestionados por las entidades financieras disminuirán por la aparición de nueva competencia, eso provocará que tengan que reinventarse y elaborar relaciones a largo plazo con el consumidor.


La ABE (Autoridad Bancaria Europea) debe realizar unas pautas para toda esta nueva normativa, unos estándares técnicos que no entrarán en vigor hasta septiembre de 2018, al mismo tiempo los distintos países deben aplicar la directiva y las entidades financieras deben prepararse para cumplirla. En poco más de 1 año gozaremos del privilegio de elegir entre múltiples opciones de pasarelas de pagos para tener mejores condiciones, precios y un mejor servicio.